lipoinyeccion_grasa_0

Algunas zonas del cuerpo pueden tener depresiones o presentar insuficiente volumen. Para lograr un mejor contorno, estas áreas pueden ser rellenadas con grasa.

La inyección de grasa, es en la actualidad una de las técnicas más realizadas tanto en Cirugía Estética como Reparadora. También conocida como “lipoescultura”, es uno de los procedimientos más versátiles que dispone el Cirujano Plástico para rellenar, contornear y embellecer cualquier parte del cuerpo.

Para ello la grasa extraída es concentrada mediante decantación, filtrado o centrifugación. Las zonas susceptibles de ser tratadas con lipoinyección son múltiples y van desde: arrugas del rostro, mentón, pómulos, surco nasogeniano, hasta lipoimplante glúteo.

En el transcurso del primer año, la grasa inyectada puede reabsorberse entre un 30 y un 70% dependiendo del lugar infiltrado, la técnica para preparar la grasa y la forma de inyección. La grasa es un relleno permanente que dura toda la vida. Es cierto que durante los meses que siguen a la lipoinyección, parte de esta grasa se pierde, pero la que queda lo hace para siempre. Además tiene la ventaja de ser un relleno natural, con tejido del propio paciente, lo que evita complicaciones como reacciones a cuerpo extraño, alergias y granulomas.